Envio gratis


Envío gratuito para todos los pedidos superiores a 100 euros

Facebook

Síguenos en Facebook.

click aquí

Formas de pago aceptadas

Formas de pago aceptadas


lentillasadomicilio.com

Las gafas de sol en invierno (II)

Extraído de una noticia del Diario Montañés, de 30-1-2011:

“Los ópticos advierten: tan peligroso es no utilizar gafas de sol adecuadas en verano como en invierno. Enrique Vélez, miembro de la delegación cántabra del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas, señaló que «la sociedad está muy concienciada sobre la importancia de ponerse crema protectora. Igual de esencial es protegerse los ojos».

Las consecuencias se pueden pagar caras, señaló Vélez. La imprudencia de utilizar unas gafas que no tengan la certificación adecuada o simplemente prescindir de éstas «hará que la salud ocular se resienta, pudiendo provocar una queratitis (inflamación de la cornea) o desarrollar cataratas de forma prematura».

En invierno, agregó, las lesiones oculares se pueden agravar con la práctica de ciertos deportes, como el esquí o los que se desarrollen en la mar (surf o vela, por ejemplo) por el «efecto espejo» de la nieve y el agua. «Nuestro cuerpo está diseñado para protegerse de los rayos que proceden desde arriba por el arco superciliar (cejas), por ello estamos más expuestos a los que llegan desde abajo», apuntó el óptico.

Lo primero que hay que comprobar al adquirir unas gafas es que lleven un pegatina o en su etiqueta en la que se especifique que tienen protección contra los rayos UVA y UVB (los más dañinos), además de llevar la letra 'C', que es el símbolo que certifica su calidad. También consideró que «lo ideal es que nos asesore un experto sobre qué tipo de cristal es el más adecuado para nosotros». Indicó que el tipo depende de la edad, color de ojos, de la graduación e incluso de la raza.

Si se es miope se recomiendan unos cristales marrones-grisáceos y a los hipermétropes, verdosos-grisáceos. Además, agregó Vélez, cuando más mayor se es, «más claro debe ser el cristal», mientras que los que tengan los ojos claros, «su tono tiene que ser más oscuro», concluyó Vélez.”